loader image

Multitudinaria movilización en la rambla contra la explotación petrolera frente a playas de Mar del Plata

Manifestantes de organizaciones ambientales y políticas, junto a algunos vecinos y turistas, se pronunciaron contra el proyecto de extracción de crudo a 300 kilómetros al este de la costa marplatense


En horario pico, frente a la postal emblemática de la ciudad y a pasos del mar que es objetivo de su lucha, manifestantes de organizaciones ambientales y políticas, junto a vecinos y turistas comprometidos con la causa, coronaron una movilización en rechazo al proyecto de extracción petrolera frente a estas costas, refrendado por decreto nacional antes de fin de año.

Fuentes policiales estimaban que más de 3000 personas se concentraron a media tarde sobre el Boulevard Marítimo Peralta Ramos, entre el Casino Central y el NH Provincial, para luego marchar por la costa y llegar hasta la municipalidad con sus carteles, bombos e incluso algunos disfraces que referían “al peligro para la humanidad” que representan estas perforaciones sobre la plataforma marina.

La polémica ya había llegado ante el propio presidente Alberto Fernández, que el pasado fin de semana llegó para pasar las fiestas de Año Nuevo en la residencia oficial de Chapadmalal y allí, con la ruta 11 semicortada, lo recibieron cientos de manifestantes al grito de “No a las petroleras” y varios insultos a coro dirigidos a la máxima autoridad del país.

Los nombres del jefe de Estado y el de su ministro de Medio Ambiente, Juan Cabandié, se repetían en los carteles que señalaban a los responsables de este paso que habilitaría las perforaciones en alta mar, consideradas por los manifestantes como un riesgo por su posible impacto ambiental sobre la fauna regional y en particular sobre estas playas, que son la materia prima de la industria turística de toda esta zona de la provincia de Buenos Aires.

“Atlanticazo”, titularon los organizadores a esta movilización que, bajo la consigna “Salvemos nuestro mar”, tuvo también su expresión en modo caravana, con decenas de autos que a puro bocinazo sumaron su apoyo a una convocatoria que rindió mucho más de los que se esperaba.

“Éramos cinco hermanos, quedamos dos pero siempre nos comprometimos con estas causas que tienen que ver con defender lo nuestro, cuidar el medio ambiente y en este caso nuestra playas, porque este proyecto provocará una destrucción increíble cuando el mundo va hacia otro lado, el de las energías renovables y limpias”, explicó Carlos Villegas, que estaba acompañado por su hermana, Ana, y juntos sostenían un cartel en el que se leía “Corruptos, no maten nuestro mar”.

El propio intendente local, Guillermo Montenegro, eligió su última aparición pública de 2020 para fijar posición y manifestar su disconformidad con la extracción petrolera en estas aguas. “El principal argumento es que no tenemos los elementos necesarios para saber que este tipo de investigación no pueda llegar a dañar lo que tiene que ver con nuestra pesca y con nuestro turismo, que son los dos grandes motores de la ciudad”, justificó. En el mismo sentido se expresó su par de General Alvarado, Sebastián Ianantuony: “Creo que existe mayor riesgo que beneficios en una explotación petrolera off shore frente a nuestras costas”, argumentó.

La autorización del Ministerio de Medio Ambiente concesionó a la petrolera noruega Equinor tres bloques, en sociedad con YPF y Shell. Dos de esas áreas tienen su escenario de explotación a unos 300 kilómetros al este de estas playas. Los operadores del sector aseguran que no hay riesgo ni para la costa y sus productos, en particular el turismo.

Mar del Plata tiene una larga tradición con la industria petrolera y en su parque industrial tiene un conjunto de empresas con gran participación en el desarrollo y producción de tecnología para distintos emprendimientos del rubro, en particular los que tienen sus bases en Vaca Muerta. Por eso aquí, desde sectores que avalan el proyecto que aprobó el Gobierno, consideran que será generador de recursos económicos y nuevos puestos de trabajo. En similar sentido se pronunció el Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG) a través de un informe en el que busca “desmitificar” ciertos cuestionamientos, refuta críticas y destaca el aporte económico de este tipo de actividad productiva en el mar.

“Es difícil explicarles a los nenes porque son pequeños, pero los traigo para que vayan entendiendo del daño que puede generar una aventura catastrófica como buscar petróleo justo en nuestras playas, que son nuestro tesoro y donde disfrutamos de vivir con un mar sano”, contó Juan, que llevaba en brazos a su beba, Itatí, y a su hijo mayor, Dante, de apenas 5 años. “Nos corren con que esto generará trabajo, pero hay muchas maneras de generar empleo, pero ir por el petróleo es caminar hacia atrás y no en sentido del futuro, que son las energías renovables”, dijo.

Los organizadores, entre los que abundaban varios grupos políticos de izquierda, anticiparon que habrá más de estas marchas durante la temporada. En esta primera convocatoria confirmaron que entre los turistas hay adherentes a la causa y que es un motivo de reclamo que, más allá de afectar espacios públicos, encontró más apoyos que rechazos.

Fuente: La Nación

Compartir nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *