loader image

Manes en Tierra del Fuego: “Me puede tocar ser presidente, pero a esto no lo cambia un presidente”

El diputado nacional cerró la gira por el sur visitando Río Grande y Ushuaia.


En su caravana “Empatía”, con la que recorre todo el país, el diputado radical Facundo Manes pasó de Río Gallegos, en Santa Cruz, a Río Grande y Ushuaia, en Tierra del Fuego, donde dejó frases como “me pude tocar ser presidente, pero esto no lo cambia un presidente, sino un cambio de mentalidad colectiva, un cambio cultura que necesita la Argentina. No se trata de una ley, un parche más, es una revolución de cambio de mentalidad para generar riqueza, consensos, políticas de Estado”.

Manes pasó por la Facultad Regional Tierra del Fuego de la UTN, en Río Grande, y en el Colegio Integral de Educación (CIEU), en Ushuaia. En la primera de éstas, el parlamentario explicó que “hoy los recursos naturales no dominan la Economía mundial. Argentina tiene que entender que nos estamos mintiendo. Debemos comenzar a encarar el desarrollo basado en la educación. Los invito a pensar en una Argentina próspera, hacia la modernidad, con una economía con productividad y mucho valor agregado”.

Luego insistió en que “la transformación que necesitamos tiene que venir de la sociedad porque la élite no quiere que nada cambie. Muchos me acusan de ir contra la corriente y eso es exactamente lo que quiero, ir en contra del status quo que nos dejó en esta decadencia”.

 

La jornada concluyó con una visita al Comité UCR, donde resaltó que “el radicalismo busca construir un país en el que todos nos podamos sentir parte de un mismo proyecto”.

En Ushuaia

Luego la caravana colorida conformada por siete automóviles Cinquecento arribó a Ushuaia.

“Estamos atrapados entre dos minorías intensas que destruyen la posibilidad de pensar un país, y hay una mayoría que está harta de estas minorías intensas, de esa grieta. La única manera de desarrollarnos y encarar el progreso es salir por arriba de ese laberinto, reconociendo al otro aún en las diferencias. Eso es ‘Empatía’”, indicó en el CIEU.

En diálogo con “El diario del fin del mundo”, explicó que “planteamos ‘Empatía’ porque nos falta un proyecto de país que esté por encima de las diferencias. Tenemos un movimiento ciudadano con miles de personas decididas a reconocer al otro, entender que el otro tiene creencias, ideologías y opiniones distintas a las nuestras y eso no imposibilita el objetivo común que es la prosperidad de nuestro país”.

También señaló que “en Argentina cuando gobierna una mitad no reconoce a la otra, y viceversa”, y agregó, “yo no aspiro a que desaparezcan las diferencias ideológicas. Aspiro a que entendamos que esas diferencias son menores en relación al desafío inmenso que tenemos que es reconstruir un sentido de Nación, donde haya confianza, productividad, políticas de Estado, proyección a futuro, donde se aborden las causas de fondo de una economía enferma en lugar de frenar temporalmente los síntomas como la inflación o el dólar”, remarcó.

Respecto a la UCR, Manes aseveró “tenemos una oportunidad histórica. El radicalismo tiene un desafío histórico nuevamente, como lo tuvo en los 80. Alfonsín nos llevó a la reconstrucción democrática, pero sumando a todos, nadie dejó de ser peronista, ni socialista, ni radical, fue el último gran éxito colectivo”, y agregó que “no se hace mejor política con ‘anti-política’, sino mejorándola, justamente involucrándose”.

Manes destacó al medio fueguino que “tiene que haber un proyecto de país, porque no estamos ‘destinados’ al fracaso, tampoco al éxito. La Argentina puede encarar la modernidad, depende de todos nosotros”, y observó que “el mayor desafío de liderazgo de hoy es transformar la desesperación en esperanza, y un cambio de mentalidad cultural colectiva, que decidamos mirar al futuro en términos de salud, educación, economía, productividad, preguntarnos de qué vamos a vivir en 10, 15 o 20 años”.

Compartir nota