loader image

Levy Yeyati: “No está muy claro lo que vamos a heredar a fin de año”

El economista, que lidera un grupo de especialistas que diseña un programa de gobierno, analizó la situación actual.

Levy Yeyati: “No está muy claro lo que vamos a heredar a fin de año”

“Sobre lo que tenemos que hacer, en los objetivos está claro: balancear las cuentas públicas, ajustar los precios relativos, tener un plan antiinflacionario; esos son los títulos. ¿Cómo hacerlo? Tenemos idea en este contexto, pero este contexto está cambiando y no está muy claro, para nada, que sea el mismo que vamos a heredar fin de año. Hay un plan para este contexto y luego hay otro, pensando y elaborando una contingencia en una situación que sea cualitativamente distinta. Es muy difícil imaginar”, señaló Eduardo Levy Yeyati en “Radio Mitre”, conversando con Jorge Lanata.

El economista de las Fundaciones Alem y Poder Buenos Aires, que viene trabajando junto a otros profesionales en la elaboración de un programa económico, describió que “tenemos una escasez de dólares y estamos anticipando el resto los dólares del resto del año. Lo que está tratando de hacer el Gobierno es apurando liquidaciones que se debían dar a lo largo del mismo. Eso implica que bastan para zafar un par de meses, pero la pregunta es cómo hacemos para llegar a fin de año”.

Para Levy Yeyati se está usando “la escasa munición que tenías para el resto del año y dejando un poco desprotegido el segundo semestre, aparte de que estás haciendo medidas que son fiscalmente onerosas por seguir regalando el dólar barato, que son las reservas del Central, y las recompras a un tipo de cambio más alto, casi $ 100 más. Estás perdiendo dinero y estás usando el stock que debería haberte alimentado el mercado durante el año. Es una medida un tanto desesperada y promovida por la falta de alternativas y el deseo de llegar a las PASO”.

Además, indicó que es un gran interrogante sobre cómo va a ser el gobierno, si esto sigue así, para instrumentar una transición con el próximo gobierno, “dado que los canales de comunicación con la oposición hoy no existen. Hay puentes rotos dentro del propio Gobierno. Y no hay un Plan B, no hay fuentes alternativas de dólares, las multilaterales están topeadas, el Fondo Monetario a duras penas está haciendo la vista gorda para ver si llega a fin de año, cosa que dudo. O sea, se abre un proceso muy incierto para el segundo semestre si es que efectivamente vamos a una PASO. No veo una salida salvo que se produzcan cambios radicales, que hoy no se están insinuando”.

El economista también puntualizó en el nivel de distorsión: “Es tal el desarreglo de la economía que hoy una devaluación tiene impacto bastante menor en el equilibrio del dólar, básicamente porque muchos insumos importados están siendo racionados por el Gobierno. Entonces ya no es el precio el que reduce las importaciones, sino el mismo Ministerio de Producción a través de sus restricciones para pararancelarias y después el Banco Central autorizando, o no, comprar esos dólares previamente autorizado por el Ministerio. No es mucho más lo que se puede llegar a sumar. Lo que sí es cierto es que si se eleva el tipo de cambio hay algunas importaciones, que no son esenciales para la producción, que podrían llegar a reducirse y ahorrar marginalmente algunos dólares. También es cierto que al cerrar la importación y se hace por precio o por estas regulaciones que impone el Ministerio o el Banco Central, el costo de esto es menor actividad.  Entonces estamos en una situación que tenemos que elegir entre una mayor devaluación y mayor inflación, o una contracción aún mayor. Ya este año el producto va a caer, la pregunta es cuánto. Creo que va a terminar siendo la variable de ajuste y que en el segundo semestre la economía se va a contraer más”.

Compartir nota