loader image

Ética de la responsabilidad


Podría decirse en sentido general que la Ética ha buscado siempre las respuestas a esta pregunta que se plantea el hombre frente a diferentes alternativas de acción: ¿cómo debo comportarme; qué debo hacer?

El presupuesto es la herramienta fundamental para gestionar con la que cuentan los gobiernos para poder llevar adelante las obras y programas que le mejoren la calidad de vida a los ciudadanos.

Es función de los y las concejales analizar, tratar y aprobar o desaprobar en sesión el presupuesto que había elaborado el ejecutivo municipal. Este tratamiento, garantizaba ofrecerle a los rauchenses la herramienta para recaudar y asignar los recursos de la Comunidad durante 2022.

Los y las ediles trabajan con sus vecinos, ven los problemas de su entorno y proponen las iniciativas para mejorar la calidad de vida. En los gobiernos locales los y las concejales son esenciales en este trabajo.

Pasadas las 9hs. del último día del año, y con el tiempo de espera que el reglamento requiere, se levantó la sesión para el tratamiento del presupuesto 2022 por no contar con el quórum necesario. El bloque del Frente de Todos no se sentó a tratar, discutir, criticar ni considerar el trabajo que el equipo de hacienda junto al Departamento Ejecutivo, habían realizado y elevado para su tratamiento.

Fue inédito en la historia de nuestra ciudad. Nunca, por mayores diferencias ideológicas y partidarias que hubiere, un cuerpo de concejales dejó de hacer lo que ética y moralmente, corresponde. Ese cuerpo de ediles circunstancialmente opositores representan a vecinos de nuestra comunidad que quedaron sin voz ni representación, por la feroz posición extorsiva de sus representantes.

Un capricho. Una salida poco elegante. Un intento de extorsión. Se intentaba cargar al ejecutivo municipal, con la responsabilidad de un 51% de inflación que publica el INDEC. Se extorsionaba con la aprobación del presupuesto, si se brindaba a los y las empleados/as municipales una promesa de bono extraordinario de $10.000, sabiendo que el municipio terminaba el año con cuentas equilibradas pero en cero, habiendo aumentado el 51% a los municipales.

Administrar de manera responsable con transparencia y eficacia es lo que esta gestión ha demostrado desde hace seis años, pagando a proveedores en tiempo y forma, gestionando obras. Ese es el espíritu del ser rauchenses. Ser prudentes, prever y tener responsabilidad para administrar lo que es de todos. La gente en las urnas premió esa responsabilidad.

Debemos ser claros y no corrernos de este eje, los vecinos de Rauch eligieron en las urnas al radicalismo para que se encargue de los destinos de nuestro pago. La intención de querer cogobernar, desarrollar gobiernos paralelos y ahora “la mala nueva” de intentar dejar sin presupuesto a los y las rauchenses; es un hecho más de prácticas que se alejan del comportamiento democrático y el respeto por las instituciones.

Debemos recordar que la Democracia no es una mera declaración y debe honrarse todos los días desde el ejercicio de los actos por parte de toda la ciudadanía, comenzando por quienes tienen responsabilidades públicas.

Compartir nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *