loader image

El Senado convirtió en Ley la Economía del Conocimiento de la Provincia

Favorece a los desarrolladores de software, biotecnología, electrónica e inteligencia artificial, entre otros.


La Cámara de Senadores convirtió en ley el proyecto de Economía del Conocimiento, consistente en una adhesión a la norma nacional, que incluye adaptaciones y agregados para su aplicación en territorio bonaerense.

El presidente del Comité Provincia, Maxi Abad, uno de los impulsores de la propuesta, al tomar conocimiento de la sanción comentó que “la estrategia que va a impulsar con mayor éxito a las economías del mundo es el conocimiento, y su herramienta específica es la innovación. Esas son las claves de un futuro posible: hace unos minutos se aprobó la Ley de Economía del Conocimiento en la provincia de Buenos Aires”.

Abad sostuvo que “el conocimiento es el insumo fundamental para el desarrollo, y esta Ley va a permitir la generación de nuevas políticas públicas para sostener procesos de transformación social, económica, productiva, cultural y humana”.

Además, el presidente del bloque de diputados de Juntos señaló que “con esta ley le estamos dando impulso en la Provincia a la generación de valor agregado a través del conocimiento y al fomento del desarrollo de software, biotecnología, electrónica, satélites, inteligencia artificial, robótica, comunicaciones, creatividad y mucho más”.

“Es un tema de especial relevancia, dado que la economía del conocimiento está revolucionando el mundo. Por eso esta ley es un paso hacia una estrategia del desarrollo bonaerense”.

El proyecto crea el Nodo de la Economía del Conocimiento y dentro de este un registro para otorgar beneficios a los desarrolladores. “Las micro, pequeñas, medianas y las grandes empresas inscriptas al registro NECo estarán exentas del impuesto sobre los Ingresos Brutos correspondiente a los ingresos obtenidos por el desarrollo de las actividades promovidas”, reza el texto. Y amplía detallando que las microempresas gozarán de un beneficio entre 70% y 100%; las pequeñas y medianas entre 50% y 80%; y las grandes entre el 3% el 5%.

Asimismo, se propician “beneficios especiales en el caso de polos y/o parques tecnológicos, especialmente aquellos que implementen innovaciones tecnológicas o educativas, desarrollen líneas sustentables o incorporen políticas de género e inclusión, sin perjuicio de las excepciones o beneficios que establezcan los municipios”, para un sector que actualmente genera 75.000 puestos de trabajo en la Provincia.

Compartir nota